Filosofia

Filosofía de las Artes Marciales

“Camino o Vía” «Mejor que aquel guerrero que vence a mil hombres en combate es aquel que se vence a sí mismo»

Tradicionalmente todas las Artes Marciales implican un camino Filosófico, o sea búsqueda de Sabiduría, es el motivo por el cual todos ellos colocan en su propuesta la palabra «Do», como ejemplo Karate do. Judo, Aikido, Kendo, Taekwon-Do, etc. «Do» Significa literalmente camino filosófico, pudiendo ser también entendido como dirección de vida, o sentido de vida.

 En el origen de cualquier Arte Marcial encontramos siempre un Maestro, un Sabio inspirador, que colocó como propuesta, el conocimiento de nosotros mismos y del Universo. En la historia de las Artes Marciales encontramos Maestros cómo: Funakoshi, Uheshiva, Jigoro Kano, Choi Hong Hi, etc.

 Pero si nos remontamos en aquel origen remoto de las Artes Marciales orientales, encontramos un Maestro que es común para todos ellos, me refiero al mítico Maestro conocido con el nombre de Bodhidharma en la India y en el Tibet, como Tamo en la China, y como Daruma en Japón, tres nombres diferentes que representan al mismo Sabio.

 Bodhidharma fue uno de los patriarcas de la Filosofía Budista, específicamente el vigésimo octavo (28) patriarca. Se dice que éste descendió desde el Tibet hasta China y aquí transmitió el Budismo a los Chinos.

 Pero es curioso el hecho de que siendo el Budismo la filosofía religiosa más pacífica de la humanidad, y que justo en su seno haya nacido las Artes Marciales, prácticas que por cierto parecen ser tan violentas y llenos de agresividad.

 Es obvio que tal incoherencia no es solo una simple apariencia, porque la gran mayoría de los practicantes ignoran el verdadero sentido de las Artes Marciales.

 Siddhartha Gautama el Budda, Maestro inspirador del Director de la Asociación de Artes Marciales Siddhartha  decía:

 «Mejor que aquel guerrero que venció a mil hombres en combate es aquel que se vence a sí mismo».

 Pero no se puede negar tampoco que es más difícil controlarnos a nosotros mismos, en una ofensa, que reaccionar violentamente, golpeando al que nos ofendió. Practicar correctamente la Doctrina de la no violencia, no es para hombres débiles, es para hombres tremendamente poderosos. Aquel que no sabe cómo puede defenderse ni tampoco atacar adecuadamente a otros cuando es ofendido, este no es el no violento; este es el hombre cobarde, incapacitado.

 …Muy por el contrario el no violento es aquel que pudiendo acabar con aquel que lo ofende se sabe controlar y dominar, evitando una acción que carece de sentido. Tal hombre no es un cobarde, al contrario es un hombre de mucho valor, un sabio.

 Y… uno se pregunta, entonces para que ocupamos tanto tiempo practicando algo, y cuando llega el momento de usarlo tenemos que controlarlos? Esto parece incoherente…

 Esta aparente incoherencia surge porque no llegamos a comprender lo que es la filosofía y las practicas de las Artes Marciales.

 Las Artes Marciales con todas las practicas, técnicas y disciplina que se desenvuelven, no son para aplicarse contra los otros, es para aplicarlo en contra de nosotros mismos, en contra de nuestras debilidades, nuestros miedos, nuestras dudas, nuestros defectos, nuestros instintos salvajes, nuestros egoísmos, etc. Y estos enemigos internos son los más difíciles de dominar y por ellos tenemos que practicar lo externo con mucha dedicación y disciplina.

 Todas las técnicas y prácticas externas de las Artes Marciales es como un símbolo, es como un símbolo externo de un ideal interior, de sabiduría, de conocimiento de nosotros mismos y en definitiva del encuentro con la verdad.

 Y como símbolo o ideal interior, tiene el poder de formar individuos sabios, que puedan crear sociedades justas y también sociedades armónicas y superiores.

 Y por ese motivo fue que durante siglos las Artes Marciales fueron practicadas por emperadores, príncipes y dirigentes religiosos, políticos y en síntesis por los Filósofos.

 Las Artes Marciales son para aquellos hombres idealistas, que sueñan con el advenimiento de un mundo nuevo y mejor. Todo Artista Marcial o Artemarcialista debe practicar teniendo ese ideal en mente, para crear este mundo, «Nuevo y Mejor» que todos anhelamos.

  El Taekwon-Do, propone para lograr tales metas en los siguientes preceptos:

 Reglamentos:

 1- Cumpliré con los principio  del Taekwon-Do.

2- respetare a  a los Instructores y Mayores

3- Nunca utilizare de manera errónea el  Taekwon-Do

4- Ser un campeón de la Libertad y la Justicia.

5- construiré  un mundo más pacífico.

 Virtudes:

 • Cortesía

• Integridad

• Perseverancia

• Autocontrol

• Espíritu Indomable.

 Esta breve investigación es un aporte de un discípulo que pregona y quiere las Artes Marciales filosóficas, quien día a día inspirado en los Maestros de Sabiduría ejerce su loable labor de educar en el buen sentido de la palabra.

 

Atentamente

 

Prof. Juan Roberto Bordón Bogado

 Cinto Negro 6º Dan – Taekwon-do I.T.F.

 Director de la Asoc. de Artes Marciales SIDDHARTHA