La Cortesía

La Cortesía en las Artes Marciales

Se puede decir que la cortesía es una regla no escrita dada por los antiguos Maestros de Filosofía, como medio de elevación del ser humano. Pero aún puede ser considerado el criterio esencial que se le requiere aun mortal. «La regularidad en la vida consiste en la regularidad de palabra y acción, y ésta no puede existir si no hay regularidad de pensamiento y sentimiento» (H.P.B.).

Que es la Cortesía?

Es una palabra de origen latino que se refiere a la manera que las convenciones, acuerdos y costumbres señalan como la más conveniente para relacionarse con la Corte, y por Corte entiéndase, un lugar cerrado, física, psicológica y espiritualmente; un modulo o espacio vital encuadrado en su propia característica.

Ojalá todas las organizaciones pudieran tener un manual de comportamiento, y entre ellas incluir ésta virtud.

El menospreciar la Cortesía revela un egocentrismos a ultranza, en el medio que nos toca desempeñamos; se impone una moral de costumbres eficaces.

Es extremadamente necesaria para cumplir con nuestro destino histórico inexorable en este corto viaje que constituye la vida.

La verdadera Cortesía, debe ser reflejada, en pensamientos, emociones, palabras y actos, y no limitarse solamente entre seres humanos; sino tener un sentido mucho más amplio.

Con los Minerales: no destruir innecesariamente el Cerro Koi de Areguá por ejemplo, que tiene piedras casi únicas en su especie, en el mundo. Acariciar un mármol bellamente tallado es un acto de cortesía. Numerosas obras de cultores se encuentran en los museos, hechas con minerales.

Con los Vegetales: Si fuésemos corteses con ellos no habría tanta deforestación, una buena campaña a la ecología que es nuestro Hogar, es cuidar nuestro gran hogar que es la naturaleza.

Estos bellos exponentes de la vida merecen todo nuestro respeto y protección; gracias a ellos respiramos, enseñar a los niños que un árbol, arbusto o hierba, son seres vivos y que romper una rama porque sí, es tan cruel y repugnante como romper el brazo de una persona sin motivos. Todas las plantas, unas más, otras menos son sensibles a nuestra presencia. En mi casa e Instituto tengo plantas, donde duermen cientos de pájaros que con sus trinos embellecen el atardecer y el amanecer. Que bueno, no?.

Con los Animales: nuestra cortesía se expresará con ellos no infringiéndoles daño, heridas ni muerte sin causa justificada. Además los animales constituyen nuestros amigos, hermanos menores y en algunos casos discípulos a quienes le enseñamos con mucho cariño y firmeza las buenas costumbres si un ser humano no sabe dominar a un animal doméstico tampoco se domina a sí mismo.

Con los Humanos: Es donde nuestra Cortesía se debe hacer más evidente y donde más falta nos hace desarrollarla. Muchos Problemas entre los Hombres devienen simplemente por falta de cortesía. Y es siempre un Símbolo del auto-dominio, de una vida activa, desconflictuada y feliz.

Con Dios: La cortesía en forma cotidiana al Ser Supremo es una expresión de nuestra religiosidad, venga de donde venga y sea como sea la Fe que profesamos en él.

Y la mejor cortesía nace de un corazón pictórico de bondad, sencillez y ternura. No con apariencias huecas de contenido.

Los estudiantes de Taekwon-do tienen que intentar poner en práctica los elementos siguientes de cortesía para construir un carácter noble y también para entrenarse de una manera ordenada:

  • Promover el Espíritu de concesiones mutuas.
  • Avergonzarse de sus vicios, despreciando los de los otros.
  • Ser educado para con los demás.
  • Fomentar el sentido de justicia y humildad.
  • Distinguir al Instructor del estudiante, el Seniors del Júniors, y el mayor del menor.
  • Comportarse con educación.
  • Respetar los bienes ajenos.
  • Actuar con justicia y sinceridad.
  • Abstenerse de dar o aceptar cualquier presente en caso de duda.
  • La Cortesía es un Valor que nosotros los practicantes de Artes Marciales debemos poseer en cada momento de nuestra vida».

La cortesía en las Artes Marciales es un código de honor. Se refleja muchas veces en el saludo ceremonial. La regla de oro entre el maestro y el discipulo es el respeto mutuo (la cortesía en su máxima expresión)

La sonrisa espontánea y sincera en cualquier ambito de la vida es un atributo muy importante de la cortesía.