Otro año que se va…

Otro año que se va…

Hoy en las puertas de un nuevo año, no podemos negar que el hombre en el plano científico llegó a grandes avances: ha logrado regar desiertos, secar pantanos, apagar incendios naturales, ha puesto satélites artificiales y bases de laboratorios en el espacio, logra recorrer grandes distancias en minutos y la informática está de parabienes, el avance de la Telefonía Celular que desde hace 17 años ha aumentado el número de usuarios hasta si se quiere en forma irracional, la vida virtual en internet que hoy millones de personas lo utilizan, el que no tiene es prácticamente un marginado, además de otros logros también sorprendentes.

El hombre en las últimas décadas progresó en el plano científico a pasos agigantados, mientras curiosamente en el plano moral fue quedando como un pigmeo. En este momento todo lo referente a la moral, bondad, amor, altruismo y otros elementos más válidos para el ser humano están casi totalmente olvidados o están en un periodo de vacaciones sin fecha de regreso, y en su contrapartida se ha afianzado el egoísmo, el materialismo, la ignorancia, la corrupción y la delincuencia. De lo dicho es muy sencillo corroborar; basta con mirar un noticiero de T.V., escuchar la radio, o leer algunos periódicos de gran circulación y nos daremos cuenta de lo mal que están un gran porcentaje de la población.

Ante ésta crisis de valores y el desconcierto de fines y principios, surge la necesidad de crear centros de estudios con el fin de ayudar a la gente para su mejoramiento personal, entendiendo que la educación es el antídoto de todos los males. Inspirados en tales objetivos nacen los centros de enseñanzas de Artes Marciales (Academias, Institutos, Gimnasios, etc.) como una alternativa válida para brindarles oportunidad a los practicantes una formación integral y ponerlo en condiciones de ser útil así mismo y a la sociedad.

Se acerca el fin del año 2017 y es muy común escuchar cada diciembre la típica y tan repetida frase «que rápido pasó este año» y un halo de nostalgia y preocupación nos invade sintiendo que fue muy corto el año. Nos puede tomar por sorpresa, pero el año llega inexorablemente, sin espera, sin demora, de ahí la necesidad de proponernos nobles ideales y luchar por alcanzarlos.

La reflexión es un ejercicio práctico, puede aplicarse con excelente perspectiva en la vida diaria de toda persona que tiende a ser mejor y sobre todo a los practicantes de Taekwon-do que tienen nobles principios que los obliga y exige una alta moral. ¿Cómo puedo mejorar de la mejor manera? Debe ser la interrogante constante, esforzarse y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Si luchamos un día, seremos buenos, si luchamos todo el año, seremos mejores y si luchamos toda la vida, seremos exitosos, necesarios y la historia juzgará nuestros actos.

En la foto se ilustra la presencia de la familia Bordón – Medina rodeando al Maestro Tran Trieu Quan (Q.E.P.D.) ex Presidente de la I.T.F. durante su estadía en Paraguay «Declarado la familia más numerosa del mundo practicando Taekwon-Do I.T.F. por la I.T.F.»

¡¡¡Feliz año 2018!!! A todos los docentes y practicantes de Artes Marciales.

Master Juan Roberto Bordón Bogado

Cinto Negro 7° Dan – Taekwon-do I.T.F.

Director de la Asoc. de Artes Marciales SIDDHARTHA